Pubertad precoz

La pubertad precoz se define como la aparición de caracteres sexuales secundarios (vello pubiano, vello axilar y mamas) antes de los 8 años en la niña y de los 9 años en el niño. Ocurre en 1/5.000-1/10.000 recién nacidos vivos y es más frecuente en las niñas.

La pubertad es el periodo de transición entre la infancia y la edad adulta durante el cual se desarrollan los caracteres sexuales secundarios y tiene lugar una aceleración del crecimiento conocida como periodo de estirón puberal.

Los caracteres sexuales aparecen en la niña entre los 9-11 años, y el estirón puberal se da entre los 10-12 años. En los niños, la pubertad llega entre los 11-13 años, y el estirón puberal tiene lugar entre los 12-14 años.

Si una niña con 13 años y un niño con 15 no presentan ningún signo de desarrollo puberal es motivo suficiente para acudir a consulta.

En las niñas, en cuanto aparece el botón mamario se va a producir la aceleración del crecimiento. Sin embargo, en los niños esto ocurre al final, es decir, cuando ya tienen completamente desarrollados todos sus caracteres sexuales secundarios.

Aunque en los niños la pubertad precoz es menos frecuente, un crecimiento de los testículos, del pene o de vello pubiano antes de los 9 años puede ser síntoma de que exista un tumor hipofisario o hipotalámico.

La pubertad precoz se define como la aparición de caracteres sexuales secundarios (vello pubiano, vello axilar y mamas) antes de los 8 años en la niña y de los 9 años en el niño. La progresión del cuadro clínico lleva a una maduración ósea acelerada y a la aparición precoz de la menarquia (primera regla).

Si aparecen entre los 8 y 9 años se denomina pubertad adelantada, situación que constituye la parte inferior de la distribución normal.

En el desarrollo fisiológico en la niña suele aparecer en primer lugar, el botón mamario, en segundo lugar, el vello pubiano ( aunque en una de cada 6 niñas aparece este antes) , en tercer lugar, el vello axilar y por último la regla. Sin embargo, este orden puede alterarse, sobre todo en los casos en que la pubertad precoz no depende de la secreción de hormonas hipofisarias (pubertad precoz de origen central o gonadotropin dependiente), sino que se desencadena por la producción autónoma de estrógenos en el ovario (pubertad precoz periférica o gonadotropin independiente).

¿A quién afecta?

La pubertad precoz o adelantada es un fenómeno en ocasiones de presentación familiar. En 1% de las niñas y en un 5% de los niños existen antecedentes familiares. La incidencia de pubertad precoz se calcula en 1/5000-1/10000 recién nacidos vivos. es mucho mas frecuente en niñas que en niños (proporción 23:1).

Así mismo es mucho mas frecuente que sea de causa desconocida en la niña (idiopática) y debido a un proceso orgánico en mas del 40% de los niños.

¿Qué síntomas produce?

La pubertad precoz, o la aparición de signos de desarrollo puberal como el botón mamario, vello pubiano o axilar antes de la edad que se considera habitual tiene, sobre todo, consecuencias a nivel psicológico. A todas las niñas les gusta seguir el ritmo de desarrollo de los compañeros de su clase.

Tanto por desarrollo precoz como por desarrollo tardío, los niñas pueden tener problemas psicológicos en cuanto a la relación con sus compañeras. Aspectos como el cambio de carácter en relación con las hormonas sexuales cuando llega la pubertad, sudoración corporal de adulto, o el hecho de que aparezca la regla a una edad a la que no se la esperan puede hacer que las niñas no estén preparadas para afrontar esta situación desde el punto de vista psicológico. Ésta es una de las razones por las que es adecuado tratar una pubertad precoz.

Por otra parte, existen situaciones de pubertad precoz incompleta como son la adrenarquia
prematura (aparición precoz y aislada de vello pubiano), y la telarquia prematura (aparición precoz y aislada de mamas). Ambas entidades pueden evolucionar a formas de pubertad precoz completa.

Hasta hace unos años se creía que estas formas de pubertad precoz incompleta carecían de efectos a largo plazo, pero en estudios de seguimiento de estas niñas se ha observado que tienen una mayor probabilidad de presentar alteraciones en la sensibilidad a la insulina (resistencia a la insulina) e hiperlipidemia, así como mayor incidencia de desarrollar un hiperandrogenismo ovárico que se puede manifestar en la aparición de hirsutismo (exceso de vello de características sexuales en zonas consideradas típicamente masculinas), acné y exceso de peso”.

¿Cómo se trata?

En el tratamiento de la pubertad precoz hay que tener muy en cuenta las circunstancias psicológica de la niña así como su edad.

El tratamiento para la pubertad precoz consiste en la administración de unas inyecciones mensuales que bloquean los receptores hipofisarios cuya función es estimular la secreción de hormonas estimuladoras de la producción de estrógenos. Al bloquearse estos receptores se frena la producción de dichas hormonas y por tanto la estimulación del ovario por las mismas, consiguiéndose como efecto final la supresión de estrógenos y con ello, el desarrollo puberal.

Hay que valorar si el tratamiento va a ser efectivo a la hora de mejorar la talla final de la niña, porque el problema que se da en la pubertad precoz es que, al adelantarse la edad ósea, la talla final puede quedar comprometida.

En los últimos años se ha obtenido mayor información sobre el beneficio de este tratamiento y se ha observado que solamente en los casos en que aparece una pubertad en edades muy tempranas entre los 3, 5 ó 6 años es cuando el tratamiento es realmente efectivo en cuanto a la mejora de la talla final, en la edad límite del diagnostico de pubertad precoz. Entre los 8 y 9 años, se ha comprobado que en la mayoría de los casos el tratamiento no mejora la talla final.

En estos casos, no merecería la pena someter a estas niñas a tratamiento desde un punto de vista orgánico, pero habrá que considerar su capacidad para afrontar los cambios que acontecen en la pubertad en una edad no apropiada y por tanto será necesario la colaboración de psicólogos y de los padres para conocer ante que situación nos encontramos a la hora de decidir un tratamiento.

Fuente: Dra. Cristina Azcona San Julián
Endocrinólogo pediatra

Artículos relacionados:

El peso puede predecir una pubertad precoz

About these ads
Esta entrada fue publicada en Desarrollo, Endocrinología y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Pubertad precoz

  1. OLGA LEYVA dijo:

    BUENOS DIAS:
    MI HIJA TIENE 10 AÑOS SIETE MESES Y EMPEZO A MESTRUAR
    YA COMENZO CON CAMBIOS FISICOS, PERO YO TODAVIA LA VEO MUY NIÑA
    ES NORMAL ESTO, NO AFECTARA SU CRECIMIENTO, HE ESCUCHADO QUE CUANDO MESTRUAN
    A TEMPRANA EDAD SU ESTATURA ES PEQUEÑA.

    GRACIAS

  2. buenos dias mi hija le falta un mes para cumplir los 9años y ya le vino su primera mestruacion la lleve al medico y me dijo que esto era normal pero ella tiene botones mamarios y no tiene vello pubico

Los comentarios están cerrados.